CONSTRUCCION DEL CARACTER
 DE LOS HIJOS

«Un arquitecto construyó [varios edificios], él los hizo con gracia y habilidad. Pilares, esquinas y arcos, todos confeccionados a su voluntad. Los hombres decían mientras veían la belleza de ellos: Grandes son tus destrezas oh constructor, tu fama perdurará para siempre... 

                   

...Unos padres construyeron [varios templos] Ellos lo hicieron con amoroso e infinito cuidado, planeando cada arco con paciencia, colocando cada piedra con oración. Nadie elogió sus incesantes esfuerzos, nadie sabía de sus maravillosos planes, porque los templos que estos padres edificaron, eran invisibles a los ojos de los hombres.

El arquitecto de los [edificios]  murió hace mucho tiempo. Desmoronados y caídos hasta el polvo yacen cada pilar del que fueran aquellos majestuosos edificios que una vez él construyó. Pero los templos que aquellos padres construyeron permanecen mientras las edades pasan, porque la belleza invisible de ellos, eran la personalidad y el carácter del alma inmortal de sus hijos»                                                                                                                                              

                                                                                                                                     Hattie Rose Hall

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

  Formación de una familia excelente: Nuestra mejor contribución a la sociedad.

 

  De las cosas pequeñas nacen las grandes.

 

  Elevando nuestros niveles de excelencia.

 

  Sanando nuestras heridas emocionales.

 

  Aplicación de principios correctos uno de los mejores refugios para las tormentas     de la vida.

 

  Abandonando nuestros actos irreflexivos.

 

  Reparación de los añicos en nuestras vidas.

 

   El poder de la plegaria en la comunicación con el infinito.

 

  Transitar por el sendero de las virtudes, la mejor ruta a la felicidad.

 

  Aferrádonos a principios correctos en tiempos de dificultad e incertidumbres.