LA TAREA SUPREMA DE LA VIDA DEBE SER
Enriquecer la personalidad para que sea cada vez más virtuosa. A menos que desarrollemos tal personalidad, no lograremos alcanzar una felicidad auténtica, prosperidad y éxitos genuinos, sino ficción o apariencias de todo ello.
  TU DESTINO  

  Formación de una familia excelente: Nuestra mejor contribución a la sociedad.

 

  De las cosas pequeñas nacen las grandes.

 

  Elevando nuestros niveles de excelencia.

 

  Sanando nuestras heridas emocionales.

 

  Aplicación de principios correctos uno de los mejores refugios para las tormentas     de la vida.

 

  Abandonando nuestros actos irreflexivos.

 

  Reparación de los añicos en nuestras vidas.

 

   El poder de la plegaria en la comunicación con el infinito.

 

  Transitar por el sendero de las virtudes, la mejor ruta a la felicidad.

 

  Aferrádonos a principios correctos en tiempos de dificultad e incertidumbres.