I N T E G R I D A D   A N T E   E L   D U Q U E   
D E  W E L L I N G T O N

Natan Eldon Tanner, nos ilustraba con un relato diciéndonos que un granjero inglés quien trabajaba en sus campos, al ver a un grupo de cazadores se preocupó  de que aquellos jinetes destruyeran sus cultivos con las pisadas de sus caballos.

​Por lo tanto envió a uno de sus jovencitos quien trabaja como uno de sus obreros, para que cerrara la puerta que daba acceso a los sembrados y vigilara para que por ningún motivo dichos jinetes la abrieran. Este joven corrió y escasamente había  llegado  al  portón,  cuando  los  cazadores  arribaron a el y le ordenaron que lo abriese.

​El se negó a hacerlo, declarando que había recibido órdenes de su amo de cerrarlo e  inquebrantablemente  se  rehusó  a  abrirlo  a  pesar  de  las  amenazas  y  los chantajes mientras aparecían uno tras otro los cazadores jinetes.

​Entonces uno de los cazadores salió en medio de los otros  y le dijo en tono de mandato: “Mi muchacho ¿tú no me conoces?  Yo soy el duque de  Wellington,  uno  que  no  está  acostumbrado  a  ser  desobedecido  y  te  ordeno que abras esa  puerta para  que  yo  y  mis  amigos  podamos  pasar.

El muchacho se quitó su sombrero y ante el hombre a quien todo Inglaterra se complacía  en  honrar,  le  respondió  firmemente: Estoy seguro que mi señor, el duque de Wellington, no desearía que yo desobedeciera  las  órdenes  que  he  recibido.

 

Debo  conservar  esta  puerta  cerrada  y  no  permitir  que  nadie  la  pase  excepto  por  el  permiso  de  mi  amo,  tal como a su señoría no le gustaría que uno de sus soldados le desobedeciese sus órdenes".

​Complacido  grandemente  el  duque de Wellington, también  se quitó su sombrero y  hablando delante de sus compañeros, les dijo: “Honro al hombre y a este joven, quienes  no se dejan chantajear ni intimidar para realizar  una  cosa  equivocada. Con  un  ejército  de  tales  soldados, no  únicamente  podría  yo  conquistar  a  Francia, sino  a  todo  el  mundo".

​El duque  de Wellington, Arthur Wellesley, era  un  militar  Irlandés  que  estudió profundamente las estrategias que utilizaba Napoleón, en sus batallas, tal como un ajedrecista estudia las jugadas de su contrincante.

​Tras muchos análisis previos y poniendo en práctica las maneras de vencer al gran conquistador francés, luchó  en la batalla de  Waterloo, la cual  puso  un  fin  definitivo  al  imperio Napoleónico, por  ello   toda   La  Gran  Bretaña,  lo  considera   uno  de  sus  mayores  héroes). 

( Adaptado  de  “The Boy  who  kept  out  Wellington,”

in  moral  stories for  little  folks,

Salt  Lake  City:

Juvenile  Instructor Office, 1891,pp 112-113.)

  Formación de una familia excelente: Nuestra mejor contribución a la sociedad.

 

  De las cosas pequeñas nacen las grandes.

 

  Elevando nuestros niveles de excelencia.

 

  Sanando nuestras heridas emocionales.

 

  Aplicación de principios correctos uno de los mejores refugios para las tormentas     de la vida.

 

  Abandonando nuestros actos irreflexivos.

 

  Reparación de los añicos en nuestras vidas.

 

   El poder de la plegaria en la comunicación con el infinito.

 

  Transitar por el sendero de las virtudes, la mejor ruta a la felicidad.

 

  Aferrádonos a principios correctos en tiempos de dificultad e incertidumbres.