«El reproche, las burlas con hirientes sarcasmos llenos de odio, los puñetatazos, las escupas y esputos nauseabundos arrojados sobre su rostro, el desprecio, las calumnias, los azotes sobre su espalda, las espinas clavadas en su cabeza por aquella espantosa corona, los tirones que le hacían a su barba hombres crueles.

 

El profundo dolor producido por los clavos destrozando sus tendones y despedazando sus huesos y su carne, unido a numerosas humillaciones, intensa sed en la cruz, ofensas y profunda soledad, rechazo e ingratitud, cuando su intención sincera era salvarlos y redimirlos, le dejaron sentimientos de que para muchísimos su gran sacrificio sería un desperdicio.

 

De modo que por todo esto, dijo Jesús : «Han quebrantado mi corazón y [me han dejado] plenamente acongojado; esperé para que alguien se compadeciese de mí y no hubo quien; y por consoladores y a ninguno hallé» (Salmos 69:20)... 

 

De manera que nadie de nosotros puede enseñarle algo a Jesucristo, acerca de la angustia, la ingratitud y la depresión» 

                                                                                                

PACIENCIA ESTE WEB ESTA EN CONSTRUCCION Y CONFIGURACIÓN EN LOS TELEFONOS CELULARES.

 

EN LAS COMPUTADORES NORMALES  ESTA CASI LISTO

MANSEDUMBRE 

  Formación de una familia excelente: Nuestra mejor contribución a la sociedad.

 

  De las cosas pequeñas nacen las grandes.

 

  Elevando nuestros niveles de excelencia.

 

  Sanando nuestras heridas emocionales.

 

  Aplicación de principios correctos uno de los mejores refugios para las tormentas     de la vida.

 

  Abandonando nuestros actos irreflexivos.

 

  Reparación de los añicos en nuestras vidas.

 

   El poder de la plegaria en la comunicación con el infinito.

 

  Transitar por el sendero de las virtudes, la mejor ruta a la felicidad.

 

  Aferrádonos a principios correctos en tiempos de dificultad e incertidumbres.