«Caminé una milla con el placer y por todo el camino me habló, pero el no más sabio me dejó.

 

En cambio caminé una milla con la aflicción, y ni una sola palabra pronunció, pero Oh! que cosas maravillosas aprendí, cuando ella a mi lado conmigo caminó» Robert B. Hamilton 

 

 

SIGUENOS EN 

PAGINA  6

  Formación de una familia excelente: Nuestra mejor contribución a la sociedad.

 

  De las cosas pequeñas nacen las grandes.

 

  Elevando nuestros niveles de excelencia.

 

  Sanando nuestras heridas emocionales.

 

  Aplicación de principios correctos uno de los mejores refugios para las tormentas     de la vida.

 

  Abandonando nuestros actos irreflexivos.

 

  Reparación de los añicos en nuestras vidas.

 

   El poder de la plegaria en la comunicación con el infinito.

 

  Transitar por el sendero de las virtudes, la mejor ruta a la felicidad.

 

  Aferrádonos a principios correctos en tiempos de dificultad e incertidumbres.